Es una enfermedad autoinmune del Sistema Nervioso Central (cerebro y médula).

Esto significa que el cuerpo, por algún motivo, reconoce como un extraño su propio tejido nervioso, especialmente una sustancia protectora que se llama “mielina”.

La mielina ayuda a que se transmitan los mensajes rápidamente. Cuando se daña la mielina de forma leve, los mensajes se transmiten con pequeñas interrupciones; si el daño es más grande, y una cicatriz sustituye a la mielina, los mensajes se distorsionan o interrumpen total o parcialmente. Causando trastornos físicos, emocionales incluso cognitivos